Pagina Creada Por Florin94Spania (Dj pirat )

Sign by Dj Pirat - Sitio web de pdc

Lo Que dice tu nombre:
A: muy dulce
B: es muy buen novio/a
C: tiene muchos bueno amigos
D: puede patearte el trasero
E: tiene ojos encantadores
F: las personas salvajes y locas te adoran
G: muy vago
H: exelente besador/a
I: adora reirse y sonreir
J: guapo/a
K: loca/o
L: muy buen besador
M: hace las citas divertidas
N:facil de enamorarce de el o ella
O: tiene una de las mejores personalidades
P: popular con cualquier tipo de persona
Q: molesta mucho
R: muy sexy
S: hace a las personas reir
T: es muy raro/a
U: sonrie hasta la muerte
V: un/a loco/a wapo/a
W: muy criticon/a
X: nunca deja a las personas decirle qe hacer
Y: amado/a por todos
Z: puede ser gracioso/a y atrevido/a a la vez

Hay una palmera muy, muy  pero muy alta, al pie de esta hay 4 animales:

un León,
un Chimpancé,
una Jirafa
y una Ardilla



Ellos deciden competir para ver quién es el más rápido en subir y agarrar un platano
Quién crees que ganará . . . . . ?


Tu respuesta reflejará tu personalidad!!
   

Así que piensa cuidadosamente.......
Trata de responder en 30 segundos
Tienes la respuesta?

Ahora sigue bajando para que veas el análisis.

 

Si tu respuesta es:

León = eres tontillo 
 
Chimpancé = eres lento  
 
Jirafa = estas sin coordinación 
 
 Ardilla = no tienes esperanza....  



UNA PALMERA NO TIENE PLATANOS!!!!!....
Obviamente estás estresado y trabajas demasiado.  
Deberías tomarte unas vacaciones y relajarte.
Un somer merge sa se angajeze la Microsoft ca om de servicu. Managerul e acolo il supune unui test de aptitudini: spalatul podelelor, spalatul geamurilor etc. Dupa test ii spune:
"Vei avea un salariu de 30$ pe zi. Lasa-mi adresa de e-mail ca sa-ti trimit formularul sa il completezi si sa-ti spun unde si cand sa vii in prima zi la lucru."
Somerul recunoaste cinstit ca nu are nici calculator, nici adresa de e-mail.
"Atunci inseamna ca tu virtual nu existi si deci nu te pot angaja la Microsoft," ii spune managerul.
Uimit, omul pleaca si nestiind ce altceva ar putea face, cu ultimii 10$ din buzunar cumpara o lada cu 10 kg de rosii de la supermarket, pe care, in doua ore, le revinde cu profit de 100%.
Repetand procedeul de mai multe ori in ziua aceea ajunge seara cu aproape 100$ mai mult decat avea dimineata. Asa a realizat ca putea sa traiasca vanzand rosii.
Sculandu-se dimineata devreme si culcandu-se noaptea tarziu, omul nostru a realizat un profit bun in scurt timp. Apoi si-a cumparat o masina pentru transportul rosiilor, iar la sfarsitul primului an a avut un intreg parc de camioane si o multime de angajati dintre someri ca si el, toti vanzand rosii.
Era momentul ca gandindu-se la viitorul sotiei si al copiilor sa faca o asigurare pe viata.
A telefonat deci unei companii de asigurari si a ales o asigurare foarte scumpa, care sa reflecte noua lui situatie de milionar. La sfarsitul convorbirii, persoana cu asigurarea i-a cerut adresa de e-mail pentru a-i trimite documentatia.
Cand omul nostru a spus ca nu are asa ceva, persoana de la compania de asigurari a fost uimita:
"Cum ai reusit atunci sa faci o asemenea avere fara internet, e-mail si e-commerce? Imagineaza-ti unde ai fi fost acum daca ai fi fost conectat de la inceput."
Milionarul rosiilor a raspuns prompt:
"Imi imaginez. As fi fost om de serviciu la Microsoft."

Morala:
1) Internetul, e-mail-ul si e-commerce-ul nu trebuie sa ne conduca in viata,
2) Ia-ti un e-mail daca vrei sa fii om de serviciu la Microsoft,
3) Daca nu ai e-mail, dar muncesti din greu, inca poti deveni milionar,
4) Presupunand ca citesti aceasta povestire prin intermediul e-mail-ului sau Internet-ului esti tot mai aproape de a deveni om de serviciu si tot mai departe de a deveni milionar.
M.U.I.E = Marea Uniune de Integrare Europeana :))) Hay tres putas ..... y quieren irse a un club de putas , el jefe de alli le dice k tiene k hacer una prueba . le dice k le van a meter a una fruta y tienen k adivinarla k es. a la 1ºputa le mete un platano , y ella dice " es un platano " el jefe le dice estas contratada ala 2º le mete una manzana , y ella " no se si es una manzana o una naraja " el jefe le dice contratada a la 3º le mete la fruta verde .........(kiwi) bn estas contratada :))
 
 

Goya

LA FAMILIA DE CARLOS IV, 1800. MUSEO DEL PRADO. MADRID. FRANCISCO DE GOYA ( 1746-1828)

Introducción.

Francisco de Goya y Lucientes es un genial artista aragonés, imposible de encuadrar en una corriente pictórica concreta. Fue a través de su pintura testigo fiel de su época y de los acontecimientos que terminarían con el Antiguo Régimen.

Análisis de la obra.

La Familia de Carlos IV supone la culminación de todos los retratos pintados por Goya en esta época. Gracias a las cartas de la reina María Luisa de Parma a Godoy conocemos paso a paso la concepción del cuadro. La obra fue realizada en Aranjuez desde abril de 1800 y durante ese verano. Antes de trabajar en esta obra Goya realizó una serie de bocetos para representar a los principales protagonistas de la obra.

En ella aparecen retratados, de izquierda a derecha los siguientes personajes:

Carlos María Isidro, hijo de Carlos IV y Mª Luisa de Parma, se proclamó Carlos V en 1833, al no aceptar la abolición de la Ley Sálica que permitía reinar a Isabel II; el futuro Fernando VII, hijo primogénito de la real pareja, su reinado supone la vuelta al absolutismo; Goya pintando, como había hecho Velázquez en Las Meninas; Dª. María Josefa, hermana de Carlos IV,que su lugar en el cuadro no es prioritario; un personaje desconocido que podría ser destinado a colocar el rostro de la futura esposa de Fernando cuando éste contrajera matrimonio por lo que aparece con la cabeza vuelta; María Isabel, hija menor de Carlos y Mª Luisa; la reina María Luisa de Parma en el centro de la escena, como señal de poder ya que era ella la que llevaba las riendas del Estado a través de Godoy; Francisco de Paula de la mano de su madre, de él se decía que tenía un gran parecido con Godoy; el rey Carlos IV en posición avanzada respecto al grupo; tras el monarca vemos a su hermano, D. Antonio Pascual; Carlota Joaquina, la hija mayor de los reyes, sólo muestra la cabeza; cierra el grupo D. Luis de Parma; su esposa, María Luisa Josefina, hija también de Carlos IV; y el hijo de ambos, Carlos Luis, en brazos de su madre.

Todos los hombres retratados portan la Orden de Carlos III y a algunos se les aprecia el Toisón de Oro, mientras que las damas visten a la moda Imperio y ostentan la banda de la Orden de María Luisa. Carlos IV también luce la insignia de las Ordenes Militares y de la Orden de Cristo de Portugal. Alrededor de esta obra existe mucha literatura ya que siempre se considera que Goya ha ridiculizado a los personajes reales. Resulta extraño pensar que nuestro pintor tuviera intención de poner en ridículo a la familia del monarca; incluso existen documentos en los que la reina comenta que están quedando todos muy propios y que ella estaba muy satisfecha.

La obra es un gran óleo sobre lienzo, con una armonía de castaños y rojos, amarillos blanquecinos y dorados.

Estilísticamente destaca la pincelada tan suelta empleada por Goya; desde una distancia prudencial parece que ha detallado todas y cada una de las condecoraciones, pero al acercarse se aprecian claramente las manchas. Goya, a diferencia de Velázquez en Las Meninas, ha renunciado a los juegos de perspectiva pero gracias a la luz y al color consigue dar variedad a los volúmenes y ayuda a diferenciar los distintos planos en profundidad. Destacan los contrastes de luz y sombra, y la luz sobre los rostros.

Significado.

Se podría calificar la obra como un documento humano. Por exigencias de su clientela el retrato es el género en el que Goya tuvo una actividad más constante. No se limita a captar los rasgos físicos, sino que traspasa y capta su psicología. El artista recoge a los personajes como si de un friso se tratara, en tres grupos para dar mayor movimiento a la obra; así en el centro se sitúan los monarcas con sus dos hijos menores; en la derecha el grupo presidido por el príncipe heredero realizado en una gama fría, mientras que en la izquierda se sitúan los Príncipes de Parma en una gama caliente. Todas las figuras están envueltas en una especie de niebla dorada que pone en relación la obra con Las Meninas. Lo que más interesa al pintor es captar la personalidad de los retratados, fundamentalmente de la reina, que es el personaje protagonista de la composición, y la del rey, con su carácter bonachón y ausente.

Fue la primera obra de Goya en entrar en el Museo del Prado, siendo valorada en 1834 en 80.000 reales.

En Goya se manifiesta su concepción de la pintura como un arte de testimonio y transformación más que de representación. Enlaza con los maestros del Barroco para postular una pintura en la que el dibujo pierde importancia y se ensalza el color, el movimiento, las luces.

Los pintores realistas franceses siguieron los caminos goyescos en la técnica y en las concepciones; los impresionistas captaron su técnica de manchas; el movimiento expresionista intentará plasmar el dolor y el miedo, el mundo interior, como lo representaría Goya en sus pinturas negras; y los surrealistas expresan el mundo de los sueños, recordemos El sueño de la razón produce monstruos Goya.

J.P.B.

EL DOS DE MAYO DE 1808 EN MADRID o LA CARGA DE LOS MAMELUCOS (1814), MUSEO DEL PRADO. FRANCISCO DE GOYA.

Introducción.

Gran pintura al óleo sobre lienzo (2,66 x 3,45 m.) que se conserva en el Museo del Prado de Madrid.

La Guerra de la Independencia (1808-1814) contra los ejércitos franceses de Napoleón Bonaparte fue una verdadera catástrofe para España, por las consecuencias que dejó: muertes, destrucción, miseria y abatimiento moral. Goya se sintió grandemente afectado por tan traumáticos acontecimientos, que enfrentaron a los propios españoles y a sus propios amigos, patriotas unos, josefinos o afrancesados otros. La brutalidad, la destrucción de pueblos y ciudades, la represión injustificada de paisanos y combatientes españoles por parte de los soldados franceses, el hambre y la miseria, pero también la venganza y extorsión de los guerrilleros españoles, fueron plasmados en sus "Desastres de la Guerra", como si de una crónica en imágenes se tratara. La sinrazón y los comportamientos más bajos e inhumanos se había impuesto a las luces y la razón que habían querido traer los ilustrados a España.

Él, aún a pesar de los avatares y circunstancias de esos años, mantuvo una actitud claramente patriota, por mucho que el rey "intruso", José Bonaparte, le concediera la Orden Real de España, conocida despectivamente como la de la "Berenjena", por el color de la cinta de la que pendía la condecoración. Resulta significativo que durante el reinado de José Bonaparte Goya no fuera considerado Primer Pintor de Rey, cargó máximo que había tenido con Carlos IV, sino que sólo aparece citado como "pintor", y fuera Mariano Salvador Maella el que tuviera el honor de ser el "Pintor del Rey". En los años difíciles de la guerra Goya tuvo que sobrevivir en el Madrid afrancesado, y por ello hizo algunos retratos de destacados miembros del gobierno y de la administración josefina (Romero,Llorente, general Guyé, marquesa de Montehermoso).

Circunstancias en la realización de la pintura y motivaciones ideológicas.

Una vez liberado Madrid del dominio francés, en febrero de 1814, Goya escribió a la Regencia, que estaba presidida por el cardenal de Toledo, don Luis de Borbón y Ballabriga, al que el pintor aragonés conocía desde niño y le había retratado en varias ocasiones. En el escrito manifestaba "sus ardientes deseos de perpetuar por medio del pincel las más notables y heroicas acciones o escenas de nuestra gloriosa insurrección contra el tirano de Europa". Al mes siguiente se le concedía la ayuda para la compra de los materiales necesarios, además de 1.500 reales de vellón mensuales mientras durase la realización de los cuadros que compondrían la serie.

Ese proyecto respondía claramente a un ideario liberal, ya que Goya pretendía exaltar la reacción popular contra los invasores, al pueblo español en armas defendiendo la Nación. Por ello se suspendió con la vuelta al trono de Fernando VII, "El Deseado", a comienzos de mayo de 1814. Goya ya había pintado los dos grandes cuadros que se han conservado y que representan escenas del dos y tres de mayo de 1808 en Madrid. Hoy son obras destacadas del Museo del Prado. Que fueron obras que no agradaron al absolutismo y después al moderantismo lo demuestra el hecho de que permanecieran más de cuarenta años ocultas en los almacenes del museo, y sólo fueran expuestas a partir de 1868, cuando tras la revolución se nacionalizó el Museo del Prado. Los nuevos aires progresistas, y la exaltación del pueblo como protagonista de la Historia, rescataron estos soberbios cuadros del olvido.

Descripción formal e iconográfica.

En este cuadro que comentamos, "El dos de Mayo de 1808 en Madrid", también conocido como "La carga de los mamelucos", Goya representó la reacción violenta del pueblo madrileño contra los miembros de la guardia mameluca, mercenarios egipcios al servicio de Napoleón desde sus campañas en Egipto, y contra los coraceros franceses del Mariscal Murat. La localización de la escena en la Puerta del Sol es hoy cuestionada.

Sobre un fondo de arquitecturas sesgado, en primer plano se acumulan una gran cantidad de combatientes y caballos, que describen violentos escorzos. Goya se propuso plasmar, más que el heroísmo, el dramatismo de los acontecimientos y el patetismo humano. Los madrileños, con armas blancas y chuzos se lanzan contra los jinetes mamelucos y franceses para derribarles de los caballos y asestarles golpes y puñaladas que acaben con sus vidas. Aún siendo un combate desigual, el ardor, la furia de los madrileños y las actitudes violentas son los protagonistas emocionales del cuadro. El colorido, es cálido y fogoso, la pincelada muy suelta y con manchas amplias, el movimiento en la composición se resuelve en pronunciada fuga de derecha a izquierda, y las actitudes y expresión de las figuras son muy dramáticas. Todo ello hace de este cuadro y de su compañero dos obras esenciales de la pintura romántica, que estaba emprendiendo su andadura, y también un precedente de la pintura de Historia, que se academizará cuando tenga su momento de expansión en la segunda mitad del siglo XIX.

A.A.N.


EL TRES DE MAYO DE 1808 EN MADRID o LOS FUSILAMIENTOS DE LA MONCLOA (1814). FRANCISCO DE GOYA.

Gran pintura al óleo sobre lienzo (2,66 x 3,45 m.) que se conserva en el Museo del Prado.

Contexto histórico e ideológico y circunstancias de realización.


Este gran cuadro y el anterior fueron pintados por Goya en la primavera de 1814, tras el encargo de la Regencia hecho en marzo. El propio pintor se había brindado a hacer una serie de cuadros en los que se exaltase la reacción heróica del pueblo español contra el ejército invasor francés. Y lo había hecho comenzando por la resistencia del pueblo madrileño, sublevado en la fecha del 2 de mayo de 1808 contra los ocupantes. Esos acontecimientos marcarían el preámbulo de la Guerra de la Independencia.

Se piensa actualmente que cuando Fernando VII entró en Madrid, el 7 de mayo de 1814, y tomó la determinación de derogar la Constitución de 1812, todos los decretos de la Cortes de Cádiz y la persecución de los diputados liberales, Goya tendría pintados cuatro cuadros de una serie que hubiera sido más amplia de no haberlo impedido la vuelta al absolutismo. De ellos se habrían conservado sólo estos dos cuadros que conserva el Museo del Prado.

Descripción formal e iconográfica.

En esta obra, el pintor plasmó la represión que sucedió a la jornada de enfrentamientos en diversos lugares de Madrid el 2 de mayo de 1808. En la madrugada del día 3 todos aquellos madrileños que habían sido detenidos por los franceses fueron pasados por las armas, sin juicio alguno, por orden del mariscal Murat. La localización de la represión se ha situado en los altos de la Moncloa, y algunos señalaron que ocurrió en la Montaña del Príncipe Pío.

El cuadro resulta auténticamente estremecedor. Un pelotón de fusilamiento formado por anónimos soldados franceses, todavía con el equipamiento de invierno que habían traído, está procediendo a fusilar a los madrileños detenidos en los enfrentamientos del día anterior. Una gran fila de detenidos, que vienen caminado desde el fondo, corta los dos grupos compositivos. En penumbra los represores, los soldados franceses, colocados de espaldas, en diagonal profunda, dispuestos para lanzar la próxima descarga sobre los madrileños que aparecen a la izquierda. Éstos tienen como fondo el extremo en declive de la loma, y sus figuras están rotundamente iluminadas por la luz del gran farol que aparece junto a los soldados franceses.

Unos cuantos cadáveres ensangrentados de madrileños ya fusilados nos introducen visualmente en el acto de represión. La violencia se manifiesta descarnada e hiriente, con toda rotundidad y dramatismo, en sintonía conceptual y compositiva con algunos de los "Desastres de la guerra", de los que no se pueden disociar estos cuadros.

Goya quiso plasmar distintas actitudes a la hora de morir, distintos comportamientos humanos ante el último trance, cuando la muerte es algo irremediable e inmediato. El fraile capuchino, arrodillado, se refugia en la oración y encomienda su alma a Dios. Otros, desesperados y aterrorizados, se tapan sus ojos para no ver a los represores. Tienen miedo y no quieren morir. El centro de atención está en la figura del patriota madrileño que, con pantalón amarillo y camisa abierta blanca, abre sus brazos como un Crucificado laico, en actitud que denota valentía y arrogancia, intensamente iluminado por la luz del farol.

La aplicación de los colores, en gama limitada, con predominio de ocres, negros y grises, y acorde con el sentido dramático y nocturno del acontecimiento, es soberbia. La respiración se contiene al contemplar la escena, como si fuéramos espectadores directos de tan macabro acto. Goya, sin duda, quiso transmitir esa sensación sobrecogedora en los que contemplasen el cuadro. Aquí está la verdad descarnada y terrible de la guerra, pero ni Fernando VII, ni los absolutistas estaban dispuestos a contemplar tan desagradable e hiriente escena, en la que, para colmo, el pueblo era el protagonista.

A.A.N.

SAN ANTONIO DE LA FLORIDA, 1798, ERMITA DE SAN ANTONIO. DE LA FLORIDA, MADRID. FRANCISCO DE GOYA Y LUCIENTES.

Introducción.

En 1774, tras instalarse en Madrid, Goya trabaja para el infante don Luis de Borbón, hermano de Carlos III, y se convierte en un retratista de moda.
Carlos III, en 1786, le concede el cargo de pintor del rey.

En 1792 contrae una terrible enfermedad que le deja completamente sordo. Cuando se le encomienda la decoración de "San Antonio de la Florida", en 1798, tiene 52 años, y está en un momento de plenitud creadora. Tenía que decorar las bóvedas y lunetos altos de los brazos de la cruz griega de la puerta de la iglesia. El encargo se cree que se debió a la influencia de Gaspar de Jovellanos (1744-1811). En la tarea fue ayudado por su discípulo valenciano, Asensio Julià, (1759-?), a quién dejo representado en el andamio de la cúpula.
Se cree que trabajó libremente; no como le había sucedido años antes en el Pilar; sin ninguna autoridad eclesiástica ni académica.

Análisis de la obra.

Parece que realizó la obra rápidamente. Antes de comenzar, elaboró bocetos preparatorios. En la cúpula hizo un cambio importante: suprimió los ángeles en vuelo, a la manera barroca, y colocados en las zonas bajas.

Utilizó la técnica al fresco aunque algunos especialistas no están de acuerdo y afirman que es una pintura al temple. Según STOLZ, son verdaderos frescos con leves retoques de temple seco. Goya pintó utilizando varias técnicas. Trabajaba a base de pinceladas superpuestas, empezaba al fresco pero, a medida que se secaba el mortero, iba cambiando.

Los materiales utilizados alcanzaron un precio de 14.314 reales. Los colores empleados son: ocres claros y oscuros, tierra negra y ropa, sombra de Venecia, verdacho bermellón de la China, azul de Molina, etc. Dará lugar a una entonación general gris verdosa, que destaca sobre el azul claro del cielo y se anima con los rojos, amarillos, blancos y azules de los vestidos.

Goya antes de ponerse a pintar una escena religiosa, solía instruirse con los mejores documentos: el Año Cristiano de padre Croisset, obra que tenía a su alcance, y consultando a personas preparadas. Es muy probable que fuera asesorado por alguno de los sacerdotes de Palacio.

Algunos críticos comentan que no todos los bocetos fueron realizados por el artista.

Siendo San Antonio de Padua el titular de la iglesia, lo más indicado era pintar algunas de las escenas de su vida. Realizó Goya una interpretación muy libre y personal; eligió como tema un célebre milagro la presencia milagrosa del santo que un día, en Italia ante un juez de Lisboa tiene lugar un pleito, en el que, para demostrar la inocencia de un padre en un asesinato se requiere la presencia del hijo que ha fallecido. En la sala de la audiencia; pregunta al cadáver y contesta en público la inocencia del acusado, y volviendo tras la declaración al féretro.

Lo más usual en las iglesias era situar en las zonas altas (cúpula) las escenas celestes y en los bajos lo terrenal. En San Antonio, el artista rompe con la tradición barroca y lo hace al contrario. El milagro en la parte superior, y, en las bóvedas bajas, los coros angélicos. El conjunto se centra en la media naranja, de la cúpula donde lo humano es protagonista. Los ángeles descorren las cortinas, como si fuera un escenario, mostrando al espectador lo que sucede en lo alto.

En la cúpula la multitud asiste al milagro alrededor de una barandilla fingida. El artista ha transportado la escena del S. XIII al S. XVIII, y la ha situado al aire libre, quizás a la ribera del Manzanares con personajes madrileños, como los que acudían a la ermita los días de fiesta.

La escena nos presenta todo un estudio de la naturaleza humana en la variedad de tipos y en las actitudes que cada uno adopta ante el milagro.
La barandilla sirve para cerrar la composición. En el S. XV este procedimiento lo utilizó Mantegna y más tarde otros artistas como Corregio o Tiépolo.

En el N.W. de la cúpula Goya, como se ha dicho, eligió el momento en que S. Antonio invoca al difunto y éste ya incorporado se dispone a hablar. El santo está colocado sobre una roca más elevado que los demás. Es un fraile humilde que esta bendiciendo, con el nimbo alrededor de la cabeza para resaltar su condición de bienaventurado.

El cadáver con las manos juntas, esta con sorpresa y exhausto; pertenece a las figuras fantasmales. En el hombre que lo sostiene por la cintura, y la mujer con los brazos extendidos en actitud implorante, podemos apreciar la fuerza de los gestos y expresiones.

Tres muchachos parecen cuchichear. Uno de ellos, de rostro bellísimo y grandes ojos oscuros, mira a San Antonio con intensa devoción acentuada por el pañuelo y las manos juntas bajo la barbilla. Sobre los hombros un precioso mantón blanco adornado con ocres. Los otros dos miran a hurtadillas a los caballeros que tienen al lado y dan la espalda a la escena principal.

Hay que destacar tanto el hombre situado detrás del joven del manto azul, de rostro "africano" y rasgos muy marcados a base de zonas oscuras y profundas, que recuerda a las Pinturas Negras como a una muchacha peinada con moño y escote grande al lado de un joven envuelto en una capa azul.

El pañolón blanco que adorna la barandilla nos indicaría una fiesta. También apreciamos otra dama que esta acodada en la baranda con falda roja y mantilla blanca que está atenta a lo que sucede.

Se cree que también hay un autorretrato de Goya en la figura de perfil con capa oscura sobre túnica ocre.

El hombre vestido con casaca amarilla, calzón y gorro de ala ancha, se le interpreta como el asesino que se aleja corriendo entre la multitud.

Detrás del Santo dos chiquillos juegan subiéndose a la barandilla, están sucios, desgreñados y uno de ellos ha perdido un zapato, en una escena intensamente cotidiana y real.

Todo transcurre sobre un fondo de paisaje de montes y arboledas, como en sus cartones para tapices.

En las bóvedas y paramentos se sitúan ángeles femeninos sobre un fondo de cortinajes. Se representaban como mujeres de gran sensualidad y belleza, vestidos con suaves túnicas; En la bóveda de la Epístola, la figura de pelo rubio sujeto por una cinta, con cutis nacarado, grandes ojos oscuros y alas verdosas según la tradición dice que retrata a la Duquesa de Alba; En la bóveda del Evangelio la figura es moro, con rostro redondo y mejillas sonrosadas. Lleva vestido de corte, de gasa muy fina de vistosos colores;

En la bóveda de los pies de la iglesia, a la izquierda de la puerta principal, hay una pareja de ángeles de gran expresividad; En la bóveda del presbiterio, el ángel de la izquierda lleva una larga melena, tiene un aire de emoción intensa y nos recuerda a los personajes femeninos de pintores románticos. A la derecha dos ángeles miran hacía la escena del ábside.

En las pechinas aparecen angelitos de piel sonrosada sentados o tumbados que juguetean e intentan sostener pesados cortinajes.

En el Ábside, se sitúa la escena principal de la florida: "La Adoración de la Trinidad". La tonalidad dorada del fondo, sugiere el reflejo de los rayos luminosos. Aquí la composición es más conservadora y contrasta con el resto de la decoración.

Podemos ver el estilo del artista. Pinta a base de veladuras, transparencias, que van configurando los rostros, las formas y los ropajes, a veces con tanto grosor, que dan sensación de relieve.

Resulta sorprendente que no hubiera reacciones ante este conjunto mural con increíbles innovaciones estéticas y técnicas tan diferentes de las pinturas de sus contemporáneos, de dibujo perfecto y superficies lisas y esmaltadas.

I.G.L.


EL QUITASOL, 1777. CARTÓN PARA TAPIZ. MUSEO DEL PRADO, MADRID. FRANCISCO DE GOYA


Introducción.

En 1775 Goya recibe un importante encargo, una serie de cartones para tapices destinados a la real fábrica de Santa Bárbara, a través de Francisco Bayeu, cuñado suyo y uno de los directores de ésta.

Análisis de la obra.

El Quitasol, junto con El Bebedor, formaba parte de los cartones destinados a decorar, una vez pasados a tapiz, dos sobrepuertas del comedor de los Príncipes de Asturias( el futuro Carlos IV y su esposa María Luisa ) del Palacio de El Pardo. Los tapices son una costumbre heredada por la familia real española de sus antepasados flamencos, quienes decoraban las salas de sus palacios con tapices. Los Austrias introdujeron la moda, que fue continuada por los Borbones.

Los temas que recoge Goya en sus cartones son los de la vida popular, como la costumbre de esos años que popularizaba la vida de la aristocracia, dejando de lado los temas ecuestres y mitológicos que abundaron en el Renacimiento y el Barroco. Las damas se vestían de majas y manolas y se entremezclaban con el pueblo para asistir a sus fiestas: el "majismo" de moda en la corte, en el que Goya investigaba los valores de la tradición española a través de los trajes de los majos y majas.

Goya demostró interés por la luz, los tonos cálidos ( amarillos, azules o blancos) confieren una enorme luz y dinamismo a la obra, reforzada por las expresiones de los dos personajes.

El colorido es muy vivo, se puede apreciar con minuciosidad la riqueza de los trajes de los majos y cómo contrasta el verde de la sombrilla con el rojo tocado de la muchacha. El naturalismo y la expresividad de las figuras son características comunes a todos los cartones.

El esquema de la composición de esta obra es triangular, encerrando a los dos personajes en la figura, y dejando fuera la sombrilla. La mujer mira abiertamente al espectador haciéndole partícipe. Es una mujer delicada, con mantilla de seda blanca morada con vueltas de piel, pañuelo anudado en forma de flor, caído sobre su pecho, corpiño de seda azul y falda amarilla. Resalta el delantal blanco, sobre su regazo, un perrillo acurrucado con una cinta roja. La pincelada de este perrillo es disuelta y rápida. El joven la cubre del sol con una sombrilla de color verde. Este elemento es el que permite sombrear diferentes zonas, haciendo que la luz solar resalte los colores en los que incide. En el fondo, el pintor coloca a la izquierda, una tapia en penumbra, y a la derecha, las verdes colinas madrileñas, entre las que destaca el inclinado arbusto que se sitúa detrás del mozo.

Goya fue un intérprete de la sociedad, anticipándose al siglo XIX, con una capacidad para sorprender inalcanzable.

Como el resto de cartones para tapiz pintados por Goya, debemos su exposición en el Museo del Prado a la labor como Director del pintor Federico de Madrazo, en 1870.

J.P.B.


SATURNO DEVORANDO A SU HIJO (1820-23) Y LAS PINTURAS NEGRAS. MUSEO DEL PRADO. FRANCISCO DE GOYA.

Introducción.


Pintor crucial que vive a la vez en una etapa crítica de la historia de España. Nace en la sociedad de Antiguo Régimen, siendo testigo de su doloroso declinar, muriendo en un mundo que ha conocido la revolución francesa y cuando España se encuentra en los umbrales del Liberalismo.

Goya, como genio que es, es imposible de clasificar, huye de las tendencias generales de su tiempo y adelanta los estilos contemporáneos. Es un antecedente claro del Romanticismo; la técnica de sus últimos años es impresionista; el Expresionismo y el Surrealismo contemporáneos se reconocen en él.

Para intentar comprender su obra dos circunstancias que corren paralelas han de tenerse en cuenta: su trayectoria personal y vital (amistades, crisis, sordera, opiniones políticas) y la de la historia española en ese tránsito hacia la modernidad. Su vida discurre en parte en los tiempos del Despotismo ilustrado, de las reformas de Carlos III; sus amigos ilustrados: Jovellanos, Moratín, etc marcarán sus opiniones. La Guerra de la Independencia será una experiencia fundamental sobre su sensibilidad, con sus secuelas de barbarie y crueldad. Todo ello irá quedando reflejado en su pintura.

Su obra parece creer en ocasiones en ese proyecto ilustrado y luchar por él con las armas del arte; en otras ocasiones su obra parece dar cuenta de que el proyecto de la Razón es imposible, que el mundo es cruel e irracional, como en sus Pinturas negras. El Goya del reinado absoluto de Fernando VII, enfermo y asqueado de la situación, parece llegar al colmo del pesimismo; con la vuelta del absolutismo en 1823 Goya decidirá marcharse de España. En su exilio de Burdeos su pintura volverá a manifestar alegría (La Lechera de Burdeos).

Por otra parte están sus crisis de enfermedad que también lo marcan: la primera crisis de sordera deja atrás al Goya optimista de los cartones ; su segunda crisis lo volcará hacia su mundo interior, profundizando en los aspectos más oscuros del alma humana.

En cuanto a sus influencias, él habló de la propia naturaleza; y en cuanto a sus maestros de Velázquez y Rembrandt. Goya -igual que el maestro holandés- se autorretrató mucho, profundizando en la psicología del retratado, De Velázquez toma sin duda la técnica de pintura de manchas y la luz.

LAS PINTURAS NEGRAS

En 1819 Goya compra una finca a orillas del Manzanares, la llamada Quinta del Sordo. Allí va a plasmarse uno de los capítulos más impresionantes de la historia de la pintura. De nuevo una grave crisis lo recluye y lo ahuyenta de la vida social, recluyéndose sobre su propio mundo interior. Sobre las paredes de las habitaciones, al óleo sobre yeso, da nacimiento a las Pinturas Negras, obras que no tendrán reconocimiento hasta muchas décadas después. Pintando a la luz de las velas plasma las pesadillas más horrendas del hombre, a base de pinceladas brutales, libres de toda norma y contención. Plasma lo más horrible y sórdido: la brujería: "El Aquelarre o El Gran Cabrón", la locura homicida: "Saturno devorando a su hijo", " La bárbara superstición", la vejez y la pobreza: "Viejas comiendo sopa"; las tradiciones en su faceta más grotesca: "La Romería de San Isidro", etc. Los colores se reducen a negros, marrones, blancos y poco más. Todos los valores del Expresionismo contemporáneo son anticipados aquí. La interpretación de este conjunto pictórico es extremadamente difícil, aunque temáticamente se relacionan con obras anteriores, Los Caprichos, Los Disparates, El Coloso.

El problema reside en saber hasta qué punto se trata de un programa iconográfico premeditado o las obras van surgiendo espontáneamente de la mente del artista. Es claro que muchos de los temas habían sido tratados ya ampliamente por Goya en su producción anterior: la brujería, la Inquisición, las romerías populares, la violencia entre los seres humanos, etc.

Las interpretaciones han sido muy variadas: hay quien ha hablado de un alegato contra el Absolutismo. También se pueden leer interpretaciones que oponen lo femenino triunfante( 'Judith') a lo masculino derrotado. Es cierto que se repiten algunos temas bíblicos y otros mitológicos. También se ha interpretado como una contradecoración que, irónicamente, reproduce esperpénticamente la decoración y los temas de pintura habituales en los palacios.

Al margen de estas y otras interpretaciones, la sensación que produce el conjunto es de un Goya desesperanzado, con una aguda certeza de la imposibilidad de llevar a la práctica el programa ilustrado ante la magnitud de las fuerzas del mal, que parecen reinar sin oposición: la violencia fratricida, la locura, la vejez, la mendicidad, la superstición, etc. Con razón se ha dicho que Goya es, en este sentido, el primer artista verdaderamente contemporáneo. Incluso filósofos de la magnitud de Michel Foucault han reflexionado sobre la importancia de Goya, en paralelo con el Marques de Sade, como los primeros en volver la mirada hacia el interior, ser los primeros en desvelar el mundo del inconsciente, el interior humano que permanecerá científicamente inexplorado prácticamente hasta Freud. Los grandes genios como Goya se adelantan a su tiempo no sólo formalmente, lo cual resulta obvio, sino también al acertar a intuir los derroteros de la sensibilidad de generaciones muy posteriores a las suyas. No de otro modo se explica que tuvieran que pasar muchas décadas para que las Pinturas Negras fueran reconocidas y apreciadas como un punto y aparte en la historia de la pintura.

Análisis de la obra.

"Saturno devorando a su hijo" es una pintura mural al óleo pasada al lienzo cuyas dimensiones son de 146 X 83 cm.

Es una de las Pinturas Negras más famosas de todo el conjunto. En la Quinta del sordo se ubicaba en la planta baja, en uno de los laterales. En esa misma pared se encontraba 'Judith'; frente a 'Saturno' en la pared opuesta del comedor se hallaba 'La Manola'. En esta misma pared se hallaba la obra 'Dos frailes'. Las pinturas apaisadas y mayores que ocupaban las paredes grandes de la habitación eran 'El Aquelarre' y en la pared opuesta 'La Romería de San Isidro'.

'Saturno' representa una de las pinturas más escalofriantes de todo el conjunto. Vemos en ella, en un tono general sombrío de negro y pardos, a un ser de pesadilla, Saturno, de ojos desorbitados por la locura, que sostiene entre sus manos crispadas el cuerpo mutilado de un varón al cual ya ha devorado la cabeza y está en trance de devorar su brazo izquierdo. El hijo ocupa el centro de la composición y también aquí encontramos la única presencia de color fuerte: el rojo de la sangre que surge del cuerpo despedazado y que es uno de los puntos que reclama la atención del espectador, junto con la furia blanquecina de los ojos desorbitados de Saturno.

Se trata de una composición voluntariamente desestructurada, perdemos parte del cuerpo de la deidad y la manera de disponer brazos y piernas nos estructura la obra mediante una serie de líneas diagonales cruzadas que dinamizan el conjunto.

Formalmente Goya se desentiende completamente de la corrección del dibujo y proporciona todo el protagonismo de la obra a las manchas de colores sombríos y a la distorsión feroz de las formas; el poder 'expresionista' de la obra es absoluto, la zozobra, la angustia que provoca en el espectador hace que estemos ante una de las obras maestras del feísmo, algo que no siendo nuevo en la pintura española (hay algunos buenos ejemplos en nuestro Barroco) Goya lleva a un extremo no ensayado antes ni después. Otro aragonés -Luis Buñuel- será en este sentido uno de los genios del feísmo en nuestro siglo XX. No parece demasiado temerario afirmar que Goya resulta en esta obra un anticipador de estéticas de lo horrendo propias de nuestro siglo, desde el cómic hasta algunas manifestaciones del cine 'Gore'.

Significado.

Iconográficamente la obra puede ser rastreada en varias direcciones Inicialmente hay que mencionar su posible relación con la mitología clásica: Saturno es una divinidad itálica, a la que hay que relacionar con el Cronos griego. Hijo de Urano y de Gea destronó y mutiló a su propio padre. Casó con Rea y devoraba a sus hijos para impedir que se sublevaran contra él. Sin embargo uno de ellos, Júpiter, se salvó y echó a Saturno del cielo. Éste se refugio en el Lacio y allí creó riqueza y abundancia: por eso se le considera dios de los campesinos.

No obstante, Panofsky proporciona otra interpretación: relaciona a Saturno con la tradición medieval de un viejo que, con una guadaña, devora las vidas de los hombres. De esta tradición tardomedieval, continuada en el Renacimiento y el Barroco surge la caracterización de un tipo de personalidad humana, denominada 'saturniana'. Los hombres nacidos bajo su signo son de temperamento introvertido, lento y melancólico.

Saturno es relacionado también en la iconografía de las estaciones con el invierno (símbolo de muerte de la vida vegetal). Como planeta se le considera el más frío y seco. Otros símbolos habituales suyos son la hoz, la guadaña, el reloj de arena, etc. Incluso se relaciona a Saturno con los septuagenarios y hay que recordar que esa era la edad por la que andaba Goya cuando ejecuta estas pinturas.

Relacionándola con los acontecimientos de la historia de España, son frecuentes las interpretaciones que asocian la obra con la voracidad de la tiranía absolutista; con España que devora a sus hijos más preclaros; con el propio temor de Goya a ser engullido por el terror absolutista al haber jurado la Constitución en 1820.

Ninguna de estas posibilidades agota los valores de una obra que anticipa genialmente algunas de las corrientes vanguardistas del arte del pasado siglo XX.

J.M.E.

EL GRABADO DE GOYA: CAPRICHOS, DESASTRES DE LA GUERRA Y LA TAUROMAQUIA .

Caprichos nº39 ("Asta su abuelo"), nº 42 ("Tú que no puedes") y nº43 ("El sueño de la razón produce monstruos"), 1799, 1819-23 . Francisco de Goya

Introducción. Goya, grabador


Goya ha de ser considerado como uno de los más grandes grabadores de la historia al par quizás únicamente de Durero, de Rembrandt y de Picasso. Su curiosidad le llevó a experimentar continuamente técnicas y procedimientos. Los primeros tanteos los realizó hacia 1771 y no se diferencian apenas de los ensayos de sus cuñados los Bayeu, en una técnica de puro aguafuerte.

El interés de Carlos III por conseguir que las artes y los artistas españoles obtuviesen una amplia difusión, protegió la creación de una verdadera escuela de grabadores de "reproducción" que consiguieran, a través de las estampas, difundir por toda Europa las obras maestras de la pintura española. Goya se interesó en esta empresa y realizó, en 1778, una serie de copias de los cuadros de Velázquez.

Sin embargo los Caprichos (1797-99) constituyen la primera de las series de estampas concebidas como un todo, como obra completa y cerrada, dotada de un sentido y provista de una evidente intención crítica y aleccionadora. Goya introduce, junto al aguafuerte, la técnica relativamente nueva del aguatinta, o de la resina, con la cual se obtienen efectos de fondos sobrios de un negro o un gris uniforme, como de tintas planas, sobre las que se recortan las siluetas blancas con intensidad y eficacia enteramente modernas.

A Goya le preocupa también el poder de difusión de la estampa, enormemente superior al de la pintura por la posibilidad que el grabado aporta de multiplicar la reproducción de la imagen. La labor de crítica, de regeneración moral, que el grupo de sus amigos ilustrados proponía, podría, con las estampas, llegar a círculos más amplios. Los anuncios de los Caprichos, publicados en la prensa madrileña, así lo expresaban, aunque un evidente temor al poder de las fuerzas reaccionarias atenuase las afirmaciones demasiado tajantes o las alusiones demasiado explícitas.

La segunda serie de grabados la constituyen los Desastres de la guerra (1810). Sin duda se trata de la colección más dramática, la más intensa y la que más nos informa sobre el pensamiento de Goya, su visión de la circunstancia angustiosa que le toca vivir y, en último extremo acerca de su opinión sobre la naturaleza humana. Hacia 1810 pasará a las planchas las impresiones sobre la Guerra de la Independencia directamente vividas. No sólo nos describe la violencia, también el hambre y la destrucción sus inevitables compañeras. Estamos ante un verdadero alegato antibelicista en el que el artista no adopta la posición del patriota sino que es capaz de ver la destrucción y la desolación en ambos bandos contendientes.

Tauromaquia es, en el conjunto de la obra grabada de Goya, un paréntesis entre el dramatismo violento de los Desastres de la guerra y los misteriosos Disparates. Elaborada seguramente entre 1814 y 1816, el artista tiene casi setenta años y en él hay un amargo desencanto y amargura. Refugiándose en la emoción que las corridas de toros le habían causado desde su juventud, el anciano artista vuelve a encontrar la pasión por vivir en las "suertes" del toreo, en la tensa envestida del toro, la nerviosa gracia del "quiebro" del lidiador o en la multitud sin rostro de los tendidos. En la medida que el compromiso iconográfico es menor, los aspectos formales cobran especial relevancia.

Proverbios, Disparates o Sueños son la última serie de grabados y ciertamente los más difíciles de interpretar. Deben situarse entre 1819 y 1823. Ninguna de las estampas está datada con precisión ni el conjunto terminó teniendo una ordenación definitiva. En todas las estampas, no obstante, encontramos un carácter onírico, como de un mal sueño, y la presencia de lo absurdo de la existencia.

Contenido de los Caprichos.

"Algunos Caprichos satirizan vicios universales como la borrachera o la gula, la ociosidad o la lujuria, la vanidad o la hipocresía, por medio de escenas o acciones reales o posibles en la actualidad; otros versan sobre tópicos del momento, la defectuosa educación de los niños o los perjuicios que resultan de la ignorancia y la superstición, pero todos ellos están concebidos desde el punto de vista ilustrado (el del Censor y las poesías satíricas de Meléndez y Jovellanos, y de los folletos y artículos de numerosos contemporáneos) es decir como aberraciones o enfermedades de la razón humana que se pueden y se deben corregir y desterrar". Ed. Helman, Trasmundo de Goya
écnica de los grabados: aguafuerte y aguatinta.

Se llama grabado a todas aquellas técnicas en las que el dibujo se realiza sobre planchas por medio de incisiones, porque grabar es hacer una incisión.

Goya utiliza en Caprichos una combinación de aguafuerte y aguatinta (esta última, sobre todo, para los fondos), no la superposición de esta última una vez concluida como había hecho en las "Pinturas de Velázquez". Esto supone un espectacular avance, máxime cuando el aguatinta apenas sí se había desarrollado en España porque nunca contó con el agrado de los profesores de grabado de la Academia. En otras ocasiones repasaba el resultado con buril, técnica tradicional que se basa en el manejo de un instrumento, compuesto por un grueso mango que se adapta la mano y una barra de acero tallada oblicuamente en la punta para conseguir una forma de rombo, cuyo vértice graba el metal. El bruñidor, por su parte, hace desaparecer las desigualdades, las rayas o el grano demasiado fuerte en la superficie de la placa de cobre.

Procedimiento del aguafuerte:


1. A una plancha de cobre se le aplica una fina capa de barniz con funciones protectoras.
2. Se ennegrece con humo para facilitar la realización del dibujo.
3. Se realiza el dibujo con una punta que elimina el barniz y deja al descubierto algunas zonas de la plancha.
4. Se somete la plancha a un baño de ácido -que suele ser ácido nítrico mezclado con agua, de ahí el nombre de aguafuerte- o bien salfumán. Estos productos lo que hacen es actuar corroyendo las zonas que no están protegidas por el barniz.
5. Con esencia de trementina se retira el barniz y se entinta la superficie con un rodillo: la tinta resbala hacia los huecos, que en la hoja corresponderán a los negros, y desaparece en las partes no grabadas, que corresponden a los blancos.
6. Se coloca papel sobre la plancha y se pasa por la prensa. La tinta corresponderá al dibujo y el resto estará en blanco.
En su realización el aguafuerte puede abarcar distintos procedimientos como los del azúcar, a la pluma, etc. y se puede rehacer a la punta seca o al buril.

Procedimiento del aguatinta..

Es también un procedimiento en hueco y en metal. El ataque se realiza por un mordiente después de haber llevado a cabo una cobertura de protección en forma de grano, lo que en vez de dar líneas grabadas como el aguafuerte, da puntilleados más o menos finos y más o menos apretados.

Se obtienen matices grises muy ligeros o negros sostenidos en negro y blanco (o tonos diferentes si se imprime en color). El procedimiento consiste en someter a la plancha de cobre a sucesivas inmersiones en aguafuerte, de distinta duración para las distintas zonas:
1. Para definir blancos: se aplica barniz protector sobre las zonas que tienen que ir en este color y se sumerge en aguafuerte durante poco tiempo, experimentando una corrosión ligera las zonas que no están protegidas.
2. Para definir grises medios: se cubren con barniz las zonas correspondientes, se someten al baño y se corroen las superficies de los grises más oscuros.
3. Para definir negros: serán las zonas que han sido expuestas más veces a la acción del ácido y, por tanto, las más mordidas.

En el Capricho nº 32, "Por que fue sensible", Goya utiliza exclusivamente el aguatinta. Es bastante visible el grano característico de este procedimiento que crea diversas zonas tonales

Categorías estéticas y formales de los grabados:

Varios son los principios comunes en que fundamenta Goya la composición de los grabados. Los primeros son de carácter netamente formal mientras que los últimos son categorías estéticas propiamente dichas:

1.La línea
Papel fundamental de la línea de contornos y dintornos muy marcados. A ella se confía no sólo la forma -generalmente ancha- sino, en ocasiones, la creación del volumen jugando con distintos ritmos e intensidad para señalar diversos planos de profundidad.
2. Efectos tonales
Forzada reducción a los efectos del blanco y del negro así como a la riquísima gama de tonos de grises.
3. La luz
Resonancia de las luces y las sombras, y fuertes contrastes. Hace salir las figuras desde fondos oscuros a los que condena a otras.
4. Los escenarios
Destaca la figura humana como protagonista único de la imagen. Los escenarios son escuetos y, a veces, hasta abstractos e imprecisos en sus límites. Cuentan con los elementos imprescindibles para que se comprenda la estampa.
5. Punto de vista
Prefiere un punto de vista bajo para que la escena se acerque al espectador de manera más rotunda.
6. Lo grotesco y lo satírico
La belleza académica no resulta aplicable a estos grabados: todo menos la idealización de lo natural. Lo grotesco aparece cuando se representa lo negativo que el mundo real encierra; lo satírico cuando la realidad se exagera y se deforma con fines moralizantes.
7. Fisionomía
La amplia gama de gestos y actitudes grotescas remite a la ciencia fisionómica que analiza la conexión de los rasgos faciales con el carácter de los individuos y que examina los gestos comunes entre hombres y animales: ¿qué es el hombre cuando pierde la razón?

Los Comentarios particulares.

Analizados los aspectos generales desde el punto de vista técnico y formal cabe hacer algunas precisiones en los casos particulares objeto de análisis:

El Capricho nº 39 está dentro de las llamadas "asnerías". "Asta su abuelo" se refiere a las obsesiones heráldicas y genealógicas que tanto atormentaban a los parvenues en tiempo de Goya y que culminan con la grotesca genealogía de Godoy, que le hacía descender de los Reyes Godos. En uno de los dibujos preparatorios lleva la inscripción que dice "El asno literato" aludiendo no a la manía genealógica sino a la simulada capacidad literaria o artística.
El Capricho nº 42 lleva por título "Tu que no puedes". El injusto reparto de las cargas y las frecuentes exenciones y privilegios de los poderosos en el Antíguo Régimen, hacen que sean los humildes los que soporten el grueso peso de las contribuciones del Estado, sosteniendo en realidad, con su trabajo y esfuerzo, a las clases ociosas vistas aquí, una vez más, como burros.
El Capricho nº 43, "El sueño de la razón produce monstruos", fue pensada inicialmente por el autor como portada de la colección. La razón aquí, contenida en los límites del sueño, libera los monstruos de lo que hoy llamamos subconsciente, anticipando así la mecánica del surrealismo. Alimañas, lechuzas, ratas aladas, un gigante vampiro, pueblan el mundo de la sinrazón. Uno hasta llega a ofrecerle al artista el portalápices para que siga escribiendo. Sereno sólo vemos al lince, el único capaz de ver claro en la oscuridad.























LOS DISPARATES DE GOYA

Disparate nº11 ("Disparate pobre"):

Los Proverbios, Disparates o Sueños pertenecen a la última serie de grabados del maestro. Obra por tanto de vejez, estas 22 estampas pueden ser inmediatamente posteriores a la Tauromaquia y habrá que fecharlas en torno a los años 1819-1823, aunque no verán la luz hasta que la Academia las publique en 1864.

El clima espiritual es próximo al de las Pinturas Negras y, como ellas, son seguramente la parte de la obra de Goya de más difícil interpretación. La Academia las edita con el nombre de Proverbios intentando sugerir que las estampas podrían servir de comentario a determinados refranes, aunque los intentos de conectar las escenas con estos parecen infructuosos. Algunas pruebas de estado llevan inscripciones, autógrafas al parecer, de Goya, que los titulaba como Disparates ("Disparate puntual", "Disparate femenino"...) lo que ha permitido que se generalice esta denominación, que parece adecuada a lo absurdo e irracional que suele presentarse en ellos. La denominación de Sueños, por su parte, es más imprecisa pero parece convenir con el carácter casi de pesadilla que presentan.

¿Cuál es el sentido último de estas estampas? Quizá podamos encontrar la explicación en el cerrado pesimismo que el artista vive en los años de la restauración absolutista. Desde esta perspectiva, Goya insistirá en el absurdo de la existencia, en el reinado de la hipocresía y en el fatal triunfo de la vejez, el dolor y la muerte.

El grabado que venimos a comentar es el nº 11 y lleva por título "Disparate pobre". Dos partes claramente diferenciadas -un fondo claro a la izquierda y un primer término más oscuro a la derecha- dan protagonismo a un personaje femenino y en el que se muestra un elemento nuevo: tiene dos cabezas, una de mujer joven y otra anciana. Atrás, en el espacio luminoso aparecen una figura aullante y otra de perseguidor obsequioso. Esperan a la mujer en el espacio cerrado un coro de figuras femeninas entre las que predominan las viejas decrépitas y dolientes.

¿Y el significado? Podríamos estar ante el desdoblamiento dramático de una mujer que deja en el pasado, entre asustada y añorante, las galanterías y las pasiones de la juventud y se acerca, inexorablemente, al oscuro dominio de la vejez y de la muerte.